TESTIMONIOS COACHING PERSONAL

TestimoniosTestimonios

Coaching - Silvia, Mujer, Responsable RR.HH., 33 años, Barcelona

Para mi el coaching ha supuesto un cambio de patrones mentales, el ser consciente de las limitaciones que yo misma me he impuesto durante muchos años, y que realmente somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos ¿ por qué no intentarlo ?


Coaching - M.S, Mujer, periodista, Madrid

Conocer a David ha sido de las mejores causalidades que me han ocurrido en la vida, mi forma de pensar cambió radicalmente desde que asistí a sesiones con él. Antes, solía creer que todos los acontecimientos eran externos a mí y no podía controlarlos, como piensan la mayoría de las personas, pero él me enseñó que el poder está dentro de mí y que yo creo mi realidad. Esta es la lección más importante que un ser humano puede aprender.

Desde entonces, mi vida dio un giro radical, empezaron a ocurrirme hechos positivos, solucioné conflictos que arrastraba desde la infancia y tomé las riendas de mi existencia para crearla a mi antojo.

David me enseñó las herramientas que yo sigo aplicando a diario y que han hecho que tenga paz interior, confianza y sea feliz.

¡Gracias, David!


Coaching - H.V., Mujer, abogado, Madrid

Quería un cambio de trabajo. Estaba algo perdida. Me recomendaron acudir a David. El cambio de trabajo llegó inmediatamente. Pero la frustración se quedó. El proceso me hizo ver, con el tiempo y más experiencia, que lo que realmente deseaba era una nueva orientación.

Profundizando en las técnicas que David utilizó, me he permitido cortar y cambiar para acercarme más a aquello que realmente contiene los ingredientes que quiero. Plantamos una semilla y he aquí el resultado: estoy en proceso de formarme como coach. Feliz y entusiasmada.

Gracias David


Coaching - Soledad, Ingeniero, 48 años, Madrid

Estaba inmersa en un complicado proceso de cambio y pérdida de 'estatus' laboral, no podia ver las cosas con claridad. Necesitaba un punto de apoyo imparcial para poder tomar distancia y comprender y asumir lo que estaba viviendo. Busqué ayuda profesional y encontré a e-coaching.
Soy una persona con mentalidad muy racional, escéptica en los temas de autoayuda y crecimiento personal. Siempre he mirado ese tipo de publicaciones con recelo y si me acerqué a un proceso de coaching fue por temas que yo creia que eran exclusivamente profesionales.

El coaching me ha permitido vivir este periodo con mucha tranquilidad, sin miedo, sin angustia, alimentando la confianza, buscando un punto de equilibrio. Ha sido una enorme ayuda, no solo profesional, sobre todo personal. ¡Gracias de verdad!"


Coaching - Concha, Mujer, Empresaria, 52 años, Madrid

He de decirte que todo el tiempo que hemos estado trabajando ha dado sus frutos y me siento consciente de mi y de mis necesidades, motivo por el cual estaba bloqueada y en un estado de desesperación. Ahora me acepto y estoy aprendiendo a amarme, a ser positiva y compasiva, a aprender de los demás y de todas las situaciones siempre como algo que me lleva a otro nivel de mi existencia.

Tengo mis dificultades que están instaladas en mi personalidad pero cada vez más suaves, voy domesticándolas.
Mi valoración es que el proceso de coaching ha sido un paso imprescindible en mi vida sin el cuál sé que no habría podido superar la presión a la que yo me estaba sometiendo pensando que eran las circunstancias y los demás los únicos responsables de mis males. Nunca habría imaginado de qué manera afecta a todos los que me rodean mis actos y pensamientos, no era consciente de ello, ahora sí.

He de agradecerte tu ayuda y espero que de alguna manera yo lo haya hecho también.

Gracias


Coaching - Oscar, Hombre, Ingeniero, 42 años, Mataró (Barcelona)

Mi experiencia con el Coach ha sido muy gratificante y me ha llevado a un conocimiento personal elevado. Todos sabemos que hay un camino a seguir, muchos lo vemos, pero la finalidad es andarlo. David, como buen coach, da las herramientas adecuadas para que puedas andar el camino. Y al finalizar el proceso continúes caminando.

Gracias David,
Oscar.


Coaching - Claudia, Mujer, Comercial, 33 años, Madrid

La experiencia de coaching con David ha sido muy satisfactoria y la recomiendo a todo aquél que esté atascado en algún aspecto de su vida. David tiene una gran virtud y es la de saber escuchar. Y lo hace sin juzgarte. A mi me encanta explayarme y desde el principio me sentí escuchada por David. Jamás te interrumpe y espera a que termines de contar aquello que necesites soltar. Otra cosa importante es que, durante la sesión, está totalmente volcado en ti, no se distrae ni un segundo y se acuerda de todo lo que le cuentas. Desde la primera sesión y sin necesidad de contarle mucho, en seguida detectó aquello en mí que provocaba ciertos efectos en mi mundo exterior. Esa información me ayudó a conocerme mejor a mi misma y a sentirme cada vez más segura y tranquila.

Después de cada sesión me he sentido muy relajada y consciente de que el poder para cambiar las cosas está en mí. Gracias a esta experiencia sé que cuando algo fuera no me gusta tengo que cambiar algo dentro de mí para que la situación mejore o se desvanezca. Además David siempre está ahí para ayudarte si te surgen dudas durante el proceso, para apoyarte y recordarte las cosas esenciales. Esta experiencia me ha dado herramientas imprescindibles para focalizarme en lo que quiero y dejar ir los pensamientos limitadores que nos impiden llegar a donde queremos.


Coaching - Juanma, Ingeniero, 36 años, Madrid

En octubre del año pasado mi jefa nos reunió a los 6 trabajadores de la empresa para comunicarnos que, a no ser que nos comprasen, debía cerrar, mandándonos al Fogasa. Mi identificación con mi trabajo era tan grande que lo viví como una catástrofe, dándole extremado valor a mi historia personal (con el tiempo extra invertido, las horas intempestivas de volver de viaje, siempre luchando… y ¿así me lo agradecen?..bla, bla, bla). Mi cabeza no paraba de cambiar vertiginosamente de un pensamiento a otro, cada cual más acelerado y negativo, mi cuerpo estaba tenso, tenía un nudo constante en la garganta y no paraba de comer compulsivamente.

Unos dos meses después, aún en el filo de la navaja, conduciendo desde la oficina a casa, tuve un momento de lucidez. Mis pensamientos cesaron, sólo escuchaba el silencio y, mirando los rayos del sol asomarse tímidos entre las ramas de los árboles, mi cabeza cambió. En ese fugaz instante fui consciente de que la vida era algo más, de que yo era algo más que la situación por la que estaba pasando. Durante toda ella había tenido la sensación de estar huyendo de mi mismo y en aquel preciso instante me di cuenta de que en verdad ya había escapado, me había ido, del verdadero Juanma no quedaba nada.

Cuando llegué a casa mi mente había vuelto al estado de inquietud constante; pero la imagen de aquel momento volvía recurrentemente entre la tormenta de pensamientos. Me fijé el objetivo de buscar ayuda. Aunque ya era asiduo lector de autoayuda y alguna vez había ido al psicólogo debido al estrés, sabía que necesitaba otra cosa. Sondeé la red en busca de recursos y, casualidad o no (ahora creo más que no), di con la página de David, envié un email y quedamos para la primera sesión gratuita.

Mi empleo es en el campo de la ingeniería y por ello tengo una mente muy analítica. ¡Lo que descubrí sobre mí en esa primera sesión me alucinó! ¡Mis pautas de pensamiento eran tan predecibles! ¡Casi matemáticas! Pero lo más increíble es que ¡nunca me había percatado de ellas! Tenía que seguir ese camino. ¡Tanto huir y la clave estaba en reencontrarme!

Las sesiones continuaron y descubrí momentos en mi vida que marcaron leyes rígidas en mi mente, mentiras que únicamente ponían un velo sobre mi mirada. Descubrí cómo había cedido mi poder personal ¡prefiriendo el rol de víctima al de hacedor de mi vida! Descubrí a la persona que siempre había estado dentro de mí, esperando el momento de que me decidiese a abrazarla y con responsabilidad y consciencia seguir el camino que siempre había marcado mi corazón.

Gracias a David he vuelto a nacer. Sus sesiones han sido claras, concisas, yendo al grano, haciéndome consciente de las cosas de una forma que únicamente podía provocar un cambio en mí.

Así que ahora no puedo más que dar gracias a las circunstancias por mostrarse de la forma en que lo hicieron, dándome un empujón necesario; y a David por convertir ese empujón en un cohete impulsándome a la mejor versión de mi mismo.

Ahora vivo una vida maravillosa y sé que mi música no morirá dentro de mí.


Coaching - Andrea, Marketing Online, 32 años, mujer, Londres

Yo comencé el proceso de coaching con David a raíz de mis problemas de confianza en mi misma y el constante sentimiento de insatisfacción con la mi vida y fracaso con las parejas.

Él me llevó por un viaje mediante meditación y reflexión, y juntos llegamos a descubrir que tenía un errado sentimiento de abandono. Bien ahora que sé que no me abandonaron cuando pequeña me es absolutamente mas fácil tener pareja. Ahora llevo una relación de un año, y no he notado un miedo significativo.

En la segunda sesión, libere ese sentimiento, osea descubrí uno de mis miedos. David entonces comenzó a guiarme hacia cómo vencerlos. La respuesta a este fue bastante sencilla y fácil de entender. Parece que todo este tiempo yo misma me había abandonado a mi misma, es decir no me había protegido yo ni amado ni respetado. Como consecuencia de éste desamor a mi misma, había tenido dificultades en encontrar pareja, buscar mejores trabajos, mejores personas de las cuales rodearme, e incluso lugares donde vivir. Así recuperé la confianza en mi misma.


Coaching - E.M., Mujer, ingeniera, 33 años, Madrid

Acudí a David porque la situación en mi trabajo me desbordaba y estaba consiguiendo cambiar mi forma de ser, pasando de ser una persona alegre y viva a estar siempre quejándome, triste y pensando lo peor de los demás, hasta el punto de afectarme en mi vida personal.

Desde la primera sesión, empecé a cambiar mi percepción de las cosas y de las personas y poco a poco he ido evolucionando hacia un estado de seguridad en mi misma que me ha ayudado a afrontar situaciones que anteriormente me hundían y además, el pensamiento positivo y enfocarme en aquello que quiero (que antes desconocía) ha hecho que todo y todos cambien a mi alrededor. Gracias a David he desaprendido muchos patrones mentales que me ataban y bloqueaban para aprender una nueva forma de enfocar mi vida laboral y personal.

La experiencia ha sido muy gratificante y recomendable.


Coaching - J.G., Hombre, 49 años, Director Comercial, Madrid

Mirarme más hacia adentro que hacia afuera y sacar desde dentro lo mejor que hay en mi. Poner en valor mis virtudes y focalizarme en mi, para comprenderme mejor, quererme más y estar más a gusto conmigo mismo. Tener confianza en mi mismo independientemente de lo que me rodea, de lo que piensen de mi otros, sean quienes sean.

Que la realidad es una, aunque la forma de enfrentarse a ella o de vivirla depende exclusivamente de uno mismo. Y que así como quiera vivirla la viviré. Y por último me ha ayudado a comprender mejor a otras personas que me rodean.


Coaching - C.T., Enfermera, 36 años, mujer, Madrid

Para mí el proceso de coaching me ha servido de ayuda en muchos aspectos de mi vida, ya que gracias a mi coach, me he dado cuenta y he sido consciente de cómo soy yo realmente( con mis puntos débiles y fuertes),  de aspectos de mi persona que me gustaría cambiar o mejorar. También he sido consciente de lo que quiero y no quiero  en mi vida y de los medios que tengo  para lograrlo. Todas las personas tenemos mucho potencial que a veces no utilizamos . La vida es más sencilla de lo que parece y somos nosotros mismos los que nos la complicamos.


Coaching - Jose Luis, 30 años, Medico, Bilbao

Había escuchado del coaching por una amiga y encontré  a David a partir de una página web. Desde la primera sesión note un cambio; en un principio pensé que mis problemas eran solo laborales y luego me dí cuenta de que había mucho más por cambiar, si quería llegar a lo que estaba buscando. Me di cuenta que, por mucho tiempo, evadía lo que sentía,  y no dejaba surgir lo mejor de mi. Desde el momento en el que cambio, mi forma de pensar, empecé a ser yo mismo y mejoró mi relación con los demás. Todavía me queda mucho por andar, pero el coaching ha sido un gran paso en mi vida. Muchas gracias David


Coaching - S.V., Periodista, mujer, 30 años, Madrid

Conocí a David por causalidad a través de una página web. Llevaba un tiempo perdida y me sentía muy insegura de mi misma. Noté un cambio inmediato desde la primera sesión. Fue increíble observar mi vida de una manera consciente y darme cuenta de que enfocándome en lo que quiero puedo cambiar mi entorno y mejorar mi vida. Ahora me conozco más y he conseguido liberarme de los patrones mentales aprendidos que me presionaban y no me dejaban ser feliz. Mi actitud ha cambiado y mi vida ha dado un giro radical: he conseguido el éxito personal y profesional, y en definitiva, vivir la vida que quería.

Sin duda, una experiencia muy recomendable que volvería a repetir sin dudarlo.

Gracias David


Coaching - Nacho, Informático - 34 años - Madrid

Llegué a David en un momento muy malo emocionalmente. Mi vida no iba bien y no sabía que hacer. Ya desde la primera sesión mi nivel de energía cambió, y en poco tiempo me ha ayudado mucho para encontrar algo que parecía inalcanzable. Darme cuenta de cuál es mi pasión y enfocar mi futuro en torno a ella. Siempre he sentido por su parte un trato muy cercano y con ganas de ayudar. Le estoy muy agradecido por todo lo que me ha aportado.

Gracias a él también tuve la oportunidad de disfrutar de un evento de firewalking donde caminé por encima de las brasas además de alguna que otra sorpresita. Todo enfocado a superar miedos de una forma emocionante. Totalmente recomendable.


Coaching - Belén, Diseñadora, 35 años, mujer, Madrid

David es un coach maravilloso. Sabe identificar las creencias subyacentes a nuestro discurso emocional con gran agilidad y certeza, y maneja con total soltura una gama muy amplia de herramientas para cambiarlas. El cambio en el que te acompaña supone la toma de poder personal y te encamina hacia la felicidad y la libertad. Además, David cuenta con formación en Rebirthing, una joya para nuestro crecimiento personal que, de por sí sola, merece el acudir a él para abandonar creencias limitantes y abrazar la vida en toda su intensidad. Gracias, David, por tu trabajo y tu acompañamiento!


Coaching - I.A., Ilustrador, hombre, 37 años, Madrid

Conocer a David fue una gran experiencia. Yo estaba en un momento de mi vida en el que me encontraba estancado y él me escuchó y ayudó a enfocarme en las cosas que de verdad me definen y me hacen feliz. Con su profesionalidad y su cariño, me dio los recursos para analizar ciertos aspectos de mi vida y las cosas que bloqueaban mi crecimiento como persona y como artista. A partir de ese momento inicié proyectos personales y profesionales, llevé algunos a cabo e incluso dejé mi trabajo en una oficina, ¡algo impensable en el pasado! Con el tiempo me hice autónomo y ahora puedo desarrollar mi trabajo de forma libre, creativa e inspiradora. Ahora, siento que dejo mi huella en el mundo a través de mi trabajo.

Gracias, David, por ayudarme y acompañarme por un tiempo en ese camino que nos lleva hacia la mejor versión de nosotros mismos.


Coaching - A.R., contable, hombre, 38 años, Madrid

Quiero agradecer a David lo mucho que me ha ayudado a encontrarme a mí mismo gracias al coaching. Ojalá lo hubiera hecho antes. Ya llevaba varios años sintiendo un gran vacío en mi vida que me hacía sufrir. David me ha proporcionado las herramientas para enfocar mi mente y darme cuenta de esta manera que la causa de mis problemas no estaban en el exterior sino que estaban dentro de mí. Ahora tengo ilusión y confianza en que lo que me vaya a pasar en un futuro depende de como enfoque mi presente. Dominar tu mente significa tener las riendas de tu vida y la vida es maravillosa si se vive con consciencia.

Mil gracias David


Coaching - Pablo, ingeniero, 49 años, Madrid

El proceso me ha aportado reflexión interior, para conocer mejor las manifestaciones de mi ego, sus máscaras. También me ha aportado el que no es bueno reprimir las emociones, sino manifestarlas, y si pueden hacer daño a otra persona, hacerlo desde mi punto de vista y con respeto.

Además, este proceso se ha significado por la búsqueda del equilibrio, algo que todavía no he encontrado, pero sigue siendo mi trabajo continuo. En resumen, digamos que conozco más herramientas para saber identificar y diagnosticarme lo que me ocurre emocionalmente, aunque el poder “del lado oscuro” (el ego) es inagotable y tenaz.


P.M, Mujer, Funcionaria, 40 años, Madrid

Un cambio de dirección en tu vida, con el coaching, claro

A menudo te preguntas, cómo me vuelve a suceder esto, cómo vuelvo a cometer los mismos errores, o por qué atraigo determinadas circunstancias, nada buenas, o a personajes que te amargan la vida. Te asalta la inseguridad, el miedo y un sentimiento de culpabilidad al repetir conductas que nada conducen a la felicidad. Pues bien, el coaching, no es un instrumento mágico que te aporte de manera inmediata lo que no tienes, eso siempre depende de ti. Pero he aquí, su singularidad, el coaching te detiene ante tus miedos, tus inseguridades y te hace pensar, como si de un volantazo se tratara, en esos sentimientos, experiencias y  pensamientos que nos están boicoteando, nos limitan y nos atrapan en la repetición de conductas indeseadas. En mi caso, tras muchos años, he descubierto mi tendencia al autocastigo, basada en una marca familiar que me hacía de manera compulsiva tratar a toda costa de esforzarme en todo, en ser la número uno, en trabajar incansablemente, en no tener tiempo para mí. En convertir mi ocio en un tiempo de tortura porque no tenía ‘autorización’ para disfrutar de la vida.

Gracias al coaching personal, he redescubierto la vida, me siento feliz, disfruto con lo que hago, no me siento culpable (por no estar siempre ocupada) y me ocupo, más y mejor, de mi hija. Eso es el coaching para mí, el detenerte de repente delante de tu espejo, y comprenderte, y comprender, claro, cómo puedes cambiar, tanto de actos como de pensamientos, para conseguir tus metas, y, sobre todo, ser más feliz. Gracias, David.


S.C., Mujer, Monitora gimnasio, 29 años, Madrid

Tengo 29 años y me dedico a dar clases. Ponerse delante de mucha gente y bailar, o realizar una coreografía, o realizar movimientos acompasados de la música no siempre es fácil...Los nervios e inseguridades te pueden jugar una mala pasada. Gracias David por haberme ayudado a controlar esa inseguridad o miedo escénico que a veces me acompaña. Gracias también por enseñarme que no hay que ser tan dura con una misma, que hay que aprender a perdonarse de vez en cuando.

Gracias por hacerme ver que personas que me incomodan lo hacen porque son espejo fiel de mis miedos y temores, y que el problema no siempre está en ellos, sino en uno mismo. Y gracias sobre todo por hacerlo con cariño!!!


M.G.H., Hombre, Autónomo. 44 años. Guadalajara

El coaching llego a mi vida en un momento difícil. Tenia problemas de todo tipo; de trabajo, familiares y sociales. Todo funcionaba mal. Todo era negativo.

Yo ni siquiera había oído hablar de esta profesión. Me puse en manos de David y él me enseño que los problemas que yo sufría a diario, en distintas facetas de mi vida, estaban provocados por mi mismo y no por los demás ó por la sociedad. Estaban provocados por mis limitaciones, por mis miedos ó por mis inseguridades, y que en muchas ocasiones fueron absorbidas, aprendidas y asumidas, de la educación recibida de mis padres.

Aplicando las enseñanzas de David, se produjo el cambio. A partir de ese momento, todos los mecanismos se sincronizaban y giraban “sin chirridos”. Todo empezaba a ir bien. Todo era positivo.

Ahora depende de mí, el que mi vida se mantenga “bien engrasada”. Ahora sé que tengo a hacer y que “no tengo que hacer”. Por tanto de mi depende mi felicidad.

Gracias David.


C.R., Mujer, Comercial Informática, 45 años, Madrid

Cuando uno piensa, siente y actua en la misma dirección es que ha superado las contradicciones; esto dicen los grandes maestros que es el camino. Pero también dicen que no se resuelven los problemas cuando uno quiere sino cuando los entiende de raiz...cuando se adentra a las profundidades de la mente, de su yo, de su esencia.. cuando ve el inicio,la causa, el nacer de esas ramas que después una no entiende por qué salen torcidas. Dicen que no es fácil, bueno yo personalmente creo que es mucho más dificil y triste pasar toda la vida "con una venda en la mirada".

Aunque también los hay que simplemente se dedican a podar... toda la vida podando ramas torcidas y toda la vida saliendo ramas torcidas.... y esa sensación de que uno es igual a esas ramas: torcido y feo... ¿Podríamos decir que hay dos caminos en la vida pues no? el que prefiere tener tijeras en sus manos (y ampollas 🙂 ) o el que prefiere tener la comprensión y la sabiduría en su corazón...

Y no es que uno sea mejor que otro ... creo que nada es bueno o malo en su totalidad... depende lo que le sirva a uno... Alguien decía "que cuando uno no conoce su pasado está condenado a repetirlo". Bueno cuando no lo conoce o cuando no lo comprende... hay tantos pasados como estados de ánimos o días... o segundos, tantos pasados como miradas.... y tantos futuros como pasados sin resolver... y es una pena pasar la vida simplemente cortando las ramas, yo he preferido bajar a las raíces ver qué les pasa cuidarlas, arreglarlas, amarlas, entender que uno no es esas ramas y después dejar que salgan a la luz hermosas, sin sentirse culpables, con pena, rabiosas, tristes o solas...

Todos queremos que nos quieran.. hasta nosotros mismos queremos querernos. Aunque.... ya se sabe... el maestro sólo aparece cuando el alumno está preparado. Yo decidí empezar a elegir dónde cuándo cómo y qué destino quiero y eso solo se hace desde la libertad del entendimiento y no desde el miedo, la tristeza o la ignorancia. Como dice el budismo: "Cada uno somos el centro del universo y sin nosotros este, no existira.

Que las mejores energías del universo os acompañen.


D.O., Hombre, Director General. 47 años. Madrid

Hace más de tres años asisto semanalmente a sesiones de psicoanálisis que me han ayudado mucho a conocerme mejor sin embargo todos sabemos que es un proceso largo, muy largo. En el pasado había hecho ya coaching a nivel empresa y los resultados fueron muy buenos. Nunca hasta ahora me había enfrentado a un coaching personal. Hice 8 sesiones y mi actitud y pensamientos frente a muchas cosas empezaron a cambiar muy rápidamente hacia algo mejor, más positivo, más equilibrado y sobretodo más “yo mismo”.

No fue sino hasta después de la sexta sesión que realmente me dí cuenta de lo que me estaba aportando. No es que con tan solo 8 sesiones lo tengas resuelto pero aprendes la técnica y empiezas a trabajar cambios en tus hábitos de pensamiento que con el tiempo te harán más feliz. Gracias David por el amor que pones en tu trabajo.


S.C., Mujer, Administrativa, 46 años, Madrid

Después de una llantina incontrolable tras haber pasado un interesante ataque de ansiedad, mi profesora de Pilates me dijo con buen criterio que conocía a alguien que me podía ayudar a “confirmar mis propias decisiones” eso me gusto. Pasaba por una etapa de pareja un tanto delicada y decidí, tras 23 años cambiar el rumbo de mi vida. Esto me causaba una serie de dudas un tanto interesantes.

David con sus sesiones de Coaching me ayudo a comprender y decidir cosas como:

  • Tomar el rumbo de mi vida creando a mí alrededor el ambiente que deseo.
  • Liberarme de mis miedos más ocultos y desconocidos.
  • Aprender a respetar las decisiones y actuaciones de los demás.
  • Quitar de mi camino todo lo que me molesta y potenciar lo que me gusta.
  • Se caminar hacia mi propia felicidad. Se agradecer y perdonar.

Tengo seguridad en mi misma, de la misma forma que tengo seguridad de decirte a ti que estas leyendo ahora mi testimonio que te deseo una cosa. QUE DISPONGAS DE TU VIDA COMO DESEES. SE FELIZ PORQUE TE LO MERECES. UN BESO PARA CADA LECT@R.


F.A., Informático. 38 años. Ciudad Real

Antes de empezar con las sesiones de coaching personal, estaba un poco perdido, no sabía muy bien por donde empezar para encontrarme conmigo mismo. Llevo bastantes años intentando dar sentido a mi vida, sin resultados. El encontrar a David y el coaching, me ha permitido encontrar herramientas para encontrarme y quererme tal y como soy.

El coaching personal me ha dado la pista de cómo encontrar mis niños interiores y como aprender a aceptarlos y quererlos. Ahora conozco el camino y me siento más fuerte para caminar por él.

Gracias David.


C.V., Mujer, Licenciada en Turismo, 28 años, Madrid

Para mí las sesiones con David han sido algo super positivo. Desde el primer momento me dio muy buena sensación, me gustó su energía, alegría y sobre todo el hecho de que realmente se centra en ayudar a la persona que tiene delante y que se ve que disfruta haciéndolo.

Gracias a él he sido consciente de la importancia del perdón y del amor en la vida, hacia mi misma en primer lugar y tambien hacia los demas. El hecho de aceptar las equivocaciones como una forma de aprender y no culparme por ellas, es algo que a pesar de saberlo no lo habia puesto en practica antes. Tambien he aprendido a valorar los aspectos positivos que me han aportado todas las situaciones vividas en el pasado, incluso aquellas negativas , y que me han hecho ser como soy hoy. Además David me ha ayudado a ver el trabajo de otra forma, no tanto como una cosa horrible sino como una parte mas de nuestra vida ,que además puede ser algo entretenido y agradable, si haces algo que te gusta.

Personalmente recomiendo a todo el mundo esta experiencia, creo que es enriquecedora y una inversion en ti mismo y en tu bienestar que sin duda vale la pena. Gracias por todo David.  :- )


M.R., Mujer, administrativa, 29 años, Madrid

APRENDI A ACEPTARME A MI MISMA

Toda mi vida se trataba de una continua lucha y enfado conmigo misma cada vez que cometía errores  cotidianos o simplemente elegía caminos que no me hacían realmente feliz. Me sentía culpable muy a menudo por no cumplir las necesidades de los demás y sentia miedo de perderles y de no tener su protección y respeto. Tenía hasta miedo de actuar por si no iba a dar a los demás lo que esperaban de mi.

Con mis amigos y pareja  por miedo no decía claramente lo que necesitaba y en el trabajo sentía miedo de actuar por si no iba a dar la talla. No sentía mi vida en primera persona y no me empleaba nunca afondo en cumplir mis objetivos, mis sueños. Me sentía paralizada y no disfrutaba realmente de nada.

El desorden de mi vida,  y la indecisión  me llevaron a David. Elegí a David como coach por todas las buenas referencias que tenía de él, y no me equivoque para nada, gracias a las sesiones de coaching aprendí a cumplir mis objetivos con esperanza e ilusión, ahora  puedo ver siempre en la oscuridad un rayo de luz. Gracias al coaching pude comprobar que, a pesar de no ser perfecta y seguir equivocándome, soy también un ser humano como todos los demás, que lucha cada día por cumplir sus objetivos. Sin el apoyo de David no hubiera podido elaborar un mapa de mi vida ni clarificar cuales son mis verdaderas ilusiones, sueños y objetivos en todos los ámbitos de mi vida.

Espero que este testimonio sirva a otras personas para cumplir lo que necesitan para ser realmente felices. Consejo: “Si nunca te paras a pensar en ti, estarás perdido en un gran océano sin saber que isla es la que te hace realmente feliz”. Con mucho cariño, Mercedes.


E.M., Mujer, camarera, 47 años, Granada

Hace unos meses tuve varias sesiones con David, y trabajé mi estado emocional y el perdón con mis padres y hacia mí misma. Fue muy agradable trabajar con David (aún siento que me faltan otras pocas sesiones para mi salud emocional, pero tuve que dejarlo antes de tiempo) pero sobre todo ha sido un paso positivo en mi vida.

Desde que tuve las sesiones con él casi imperceptiblemente al principio noté algunos cambios en la relación con mis padres, que siempre fue difícil, y en mí misma.

La relación es ahora más fluida, más abierta y yo me siento mejor con ellos y conmigo misma, con la mente más libre.

Trabajar los problemas emocionales me parece fundamental para llevar una vida mejor y más libre. Y empezar por la base, las relaciones principales de tu vida y cómo te relacionas contigo misma me parece un acierto.


J.M., Mujer, Óptica. 41 años. Palma de Mallorca

Mi realidad antes de conocer a David y su trabajo como coach, era que llevaba haciendo una terapia psicológica hacía dos años por un problema depresivo-conductual. Esta terapia reconozco que me ha enseñado muchas parcelas de mi misma y de mi personalidad, me enseñó a conocerme.
Sin embargo, aún a pesar de tener momentos de altibajos, buenos y malos, no conseguía llegar a saber el porqué de mi malestar.... la razón de mi repentina melancolía, de mi sensación de soledad, de mis frustraciones, de porque con todo lo que sabía de mi misma, no me sentía capaz en los momentos importantes de poner en marcha ese aprendizaje....y volvía a sentirme hundida.

Tenía que hacer algo, fue duro, pasé así tiempo cuando en una página web, vi a David y a María anunciándose como colaboradores para ayudar a aquellas personas que quisieran conseguir algo mas en sus vidas. Me llamó la atención, leí algo de su web, y probé una sesión de coaching gratuita.

Es lo mejor que me ha podido ocurrir en estos últimos años...aún me emociono, además de que David y yo personalmente conectamos, cada día agradezco haberle conocido a él y al trabajo que realiza. A mi me funcionó, y eso es lo que llevaba necesitando.... Desde siempre. Tan simple como cambiar mi pensamiento, tan simple como aprender a ponerlo en practica, tan simple como aprender, sí, aprender a querernos....Ellos te dan las herramientas, y tú aprendes a utilizarlas ,siempre a tu manera, pero funciona, YA LO CREO.

Gracias David, por la oportunidad que me diste, y sabes que en cuanto pueda, continuaré..."todo es perfecto". Un saludo.


F.B., Hombre, Gerente Comercial, 41 años, Madrid

Inicialmente acudí a la consulta de David con la intención de realizar sesiones de coaching personal que me ayudaran a resolver mis limitaciones, conseguir una mayor confianza y crecer personalmente. Desde la primera sesión me sentí muy bien, ayudado por el amor que David pone en su trabajo, su facilidad para identificar el origen de mis problemas, y su capacidad de transmitir. La conexión con mis 'niños interiores' me han ayudado a sentirme mejor, afrontar los miedos y sentirme mas seguro.

David me transmitió su amor por el Rebirthing, y decidí probar esta técnica de desarrollo personal. Después de 10 sesiones puedo confirmar que me ha ayudado mucho ya que me siento mejor física y mentalmente, con mucha paz interior y confianza.

Siento una mejor conexión con el Universo, lo que sin duda está influyendo en que mi vida está cambiando a mejor últimamente.

Gracias por todo David.


N.P., Mujer, Secretaria de Dirección, 31 años, Madrid

En especial la Navidad, más que para pedir, nos deberíamos dedicar mucho más a dar las gracias, y con mi testimonio quiero aprovechar para agradecer a David por el viaje interior a mi misma por el que me ha iniciado. Es increíble lo poco que nos conocemos a nosotros mismos, el poco interés que nos despertamos y el poco tiempo que dedicamos a "saber" quiénes somos. Preferimos la tortura de la mente y de nuestros pensamientos a simplemente "ser" para querernos y aceptarnos tal y como somos, y no ir en contra de nosotros mismos. El esfuerzo del auto descubrimiento es grande y personal, pero David es un gran guía muy intuitivo que te ayudará a crear nuevos caminos en tu interior.
Gracias mil David!!


E.H., Mujer, Administrativa. 31 años. Madrid

Entré en su consulta asustada, llena de miedos, de limitaciones, sentimientos de culpabilidad, tristeza y un tremendo sentimiento de soledad. Su mirada, su comprensión, su sentimiento, su seguridad, su entusiasmo y su experiencia, hicieron que saliera de su consulta con una alegría inexplicable, y ya casi en esos momentos, dejé de sentirme sola. Sabía que había encontrado un coach verdadero, con espíritu y con sabiduría. Deseaba que llegara el día de su consulta, porque notaba que cada día me encontraba mejor, más libre. Ponía en práctica todos sus consejos a los que le añadíamos libros, y sobre todo, un estado consciente del presente.

Pero yo quería más, el coaching me ayudó enormemente, pero sentía que estaba en pleno camino y que David sabría hacerme llegar hasta el amor completo hacia mi misma, porque fue ese mi principal objetivo. Me propuso la terapia alternativa de Renacimiento o también llamado Rebirthing. Reconozco que al principio estaba un poco desinteresada, pero me dejé guiar por David. Se compone de 10 sesiones de respiración conectada, durante una hora, y aunque David os pueda explicar cómo se realizan, yo os explicaré que transformación se desarrolló dentro de mí.

Podía sentir como cada día se eliminaban los miedos y las inseguridades, mi cuerpo somatizaba exteriorizando en dolores de cabeza y otras cosas leves, pero estaba completamente segura de que me estaba limpiando. Cada día era más y mejor, me sentía más tranquila, más segura, más espiritual…; Pero siempre David sabía encontrar la verdad dentro de mí, con su particularidad, de hacerte las preguntas apropiadas, para que te contestes a ti mismo, descubriendo en ti, todo el poder que David reconoce en cada persona. Puede que sea un cúmulo de un trabajo realizado conscientemente a través de la práctica, de la lectura, de la terapia de coaching y del renacimiento, pero gracias a todo esto, me siento una persona nueva, feliz, segura y con objetivos reales. Continúo respirando sola, y cada día es un descubrimiento ya que me siento mejor al terminar las sesiones, y ese sentimiento me acompaña durante muchos días.

Estoy muy agradecida a David, por guiarme con maestría en sus sesiones, por su amabilidad y comprensión. Es muy gratificante, contar todas tus verdades y no sentirte juzgada ni criticada en ningún instante. Hablamos de todos los temas que me inquietaban en la vida, laboral, económico, emocional, sentimental y sexual, y en cada tema, aprendía algo de él, sacaba una enseñanza. En un par de ocasiones apareció en mis sueños y en ellos le trataba como un guía espiritual con un intelecto asombroso. Las sesiones llegaron a su fin, pero jamás me he sentido tan dispuesta y tan segura para llevar las riendas de mi vida. He invertido mi dinero y mi tiempo en lo mejor para mi presente y mi futuro. Es una “causalidad” el haber conocido a David, y de hecho, siempre le estaré agradecida y estará en mi mente. Gracias David.


S.G.S, Mujer, Psicóloga, 34 años, Madrid

El coaching llegó a mí en un momento de crisis profesional. Tenía claro que el trabajo que realizaba no estaba hecho para mí, no me satisfacía. Y sin embargo aguantaba y soportaba largas jornadas laborales estresantes y viajes continuos. Me quejaba constantemente, me sentía triste e infeliz y mi energía estaba mermada. Mi cuerpo comenzó a manifestar las señales propias de malestar; dolores de cabeza, agotamiento, cansancio y nauseas. Rebelándose con síntomas propios de estrés y ansiedad.

Asociaba el trabajo con esfuerzo y sacrificio, sin disfrutarlo. No reconocía mis méritos, no valoraba mis progresos y me sentía descontenta conmigo misma.Mis inseguridades y mis miedos estaban muy presentes. Renunciaba a mi yo auténtico y poco a poco estaba perdiendo los valores que me definían como persona.

Después de un tiempo de reflexión y descanso decidí realizar un cambio en mi trayectoria profesional. Descubrí mi verdadera vocación y mi propósito laboral. Las sesiones de Coaching personal con David me ayudaron a llevarlo a cabo.

Trabajar con David me ayudó a reafirmar la decisión tomada y planificar mi futuro. Me enseño a afrontar la vida sin miedo, con seguridad y confianza en mi misma. He aprendido a disfrutar el presente, el ahora, el día a día. He recuperado la alegría, la diversión, la motivación y el entusiasmo. Hoy soy la dueña de mi vida y soy feliz.

GRACIAS David por ser un espejo tan excelente que es capaz de reflejar y recordar lo bueno que hay en mí. GRACIAS por hacerme pensar, reflexionar y retarme a dar un pasito más. GRACIAS por haberme aportado las técnicas que me ayudan a vivir constantemente la vida con alegría y plenitud.

¡GRACIAS POR TODO!


Susana, Mujer, administrativa, 32 años, Barcelona.

David llegó en un momento complicado de mi vida. Me sentía perdida, triste, sola, con la sensación de no encontrar mi camino en la vida. Tiempo atrás intenté contactar con él para hacer sesiones de Coach, pero creo que las cosas llegan en el momento que tienen que llegar; no antes o después, justo en el momento que estas preparado o preparada para hacer el cambio. Gracias a David he descubierto cosas de mi misma que ni tan siquiera era consciente; es increible las creencias que podemos almacenar en el subconsciente y lo que nos pueden boicotear toda nuestra vida si no le ponemos remedio. David me ha ayudado a comprenderme, a entenderme, a conocerme mejor, a darme respuesta al porque de muchas cuestiones que yo misma me hacia, a contactar con mi niña interior que la tenía tan abandonada, a aceptarme a mi misma y a los demás, a ser más comprensiva y a trabajar con el perdón. Es sorprendente la facilidad que tiene David para dar en el clavo y llevarte a la consciencia el subconsciente.Para mi han sido unas sesiones muy profundas y emotivas. En alguna ocasión he hecho terapia porque he necesitado ayuda, pero nada que ver con esto. Las sesiones de Coach te llegan a lo más profundo de tu ser y lo bueno que tiene es que también puedes trabajar a nivel mental y atraer tu trabajo ideal que en ello estoy.

La integración con mi niña interior fué muy emocionante. No sabía que era tan importante darle amor, aceptación y cariño a esa niña hasta que David me lo hizo entender. He de confesar que cuando sentí a mi niña lloré muchisimo, ahora mismo estoy escribiendo estas lineas y me emociono.Saqué fuera todas las emociones que tenía dentro contenidas. Lloré la tristeza, la rabia, el miedo, la impotencia...hoy en dia sigo llorando; solamente hay que entender que el dolor es lo que sana y yo estaba tranquila en ese aspecto porque sabia que me estaba limpiando interiormente. Ahora entiendo que la que se sentia sola, triste y asustada en determinados momentos era mi niña interior y lo único que buscaba en mi era amor, comprensión, aceptación... y muchas veces intentaba buscar ese amor fuera de mi;en otra persona y claro está que no era la mejor solución porque eso no te acaba de llenar. Primero te tienes que llenar tú misma para poder darle amor a los demás y no buscar fuera lo que no tienes dentro de ti.

Dia a dia sigo trabajando con mi niña, con mi aceptación  y el amor a mi misma. Gracias David por todo el conocimiento y sabiduria que me has aportado y sabes que en cuanto pueda seguiré con las sesiones de coaching personal porque el conocerme a mi misma es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida para crecer y evolucionar como persona.

Un fuerte abrazo.


Adriana,A.R., Mujer, Marketing, 28 años, Las Palmas de Gran Canarias.

Un día navegando por el facebook, vi que tenía una solitud de amistad, era de “un coach”,  hacía tiempo que conocía el coaching, y me dije: “que bien, no está mal, lo voy a agregar por la información que pueda obtener, total yo esto no lo necesito”. “Jajá,  que te lo has creído tú “me dijo la vida en mi cara, a la semana ya le estaba mandando un email a David, para concertar la primera cita.

Gracias a David como al sistema de coaching en sí mismo, al fin he logrado tratar los problemas de inseguridad y falta de confianza en mí misma desde la raíz. Al fin he aprendido a tratarme como me merezco, con mucho respeto y sobre todo amor. Porque simplemente me lo merezco, a tratarme con complicidad y lograr al fin “OBSERVAR A LA QUE PIENSA”. Gracias al coaching, sé tratarme a mi misma como a una verdadera a amiga y a sacar el mayor partido de mis circunstancias cualquiera que ellas sean. A fin de cuentas la única compañía de viaje que voy a tener siempre soy yo…y si no estoy a gusto conmigo misma que es con quien voy a estar siempre…mal asunto entonces.

La mayor felicidad, es estar en paz con uno mismo, es la única forma de que la paz esté en todas partes.


Enrique, Hombre, economista, 54 años, Madrid

Después de terminada ayer la sesión y mi proceso de coaching, quiero transmitirte mi agradecimiento por los conocimientos sobre mí mismo que me has transmitido, y que sin duda me han de servir en gran manera para redirigir mi vida y los tendré siempre en cuenta cara a adecuar más mi conducta al mundo de las emociones que al de la racionalidad, y buscaré la forma de quererme más a mi mismo.


Miriam, Mujer,Profesional Autónomo, 45 años, Madrid.

Desbloquear los miedos,  las limitaciones e inseguridades, descubrir las creencias y valores por las que yo misma me convertía en mi peor enemigo y, sobre todo, trabajarlas con un método que considero  eficaz y muy  humano ha sido  uno de los mejores regalos que me he hecho.

El encuentro con las sesiones de coaching de David aparece cuando tengo un proyecto personal y profesional que me entusiasma y  me doy cuenta de alguna forma que con mis miedos y bloqueos falta la base.  En un periodo corto e intenso puede descubrir y trabajar con David los elementos que potenciaban lo mejor de mi misma y,  lo que creo más importante, reconocer,  con mucho amor, aquello que me hacía daño para dejarlo salir.


L.A., Hombre, Socio-Directivo, 37 años, Madrid

Cómo desde un puesto de dirección se puede olvidar algo tan importante como respirar

Si , si,  eso me sucedió y tarde tiempo,  mucho tiempo, en darme cuenta.  Más de 20 años de estudios con carrera universitaria y aun así olvidé respirar.  Empujado por una amistad llegue a la sesión de coaching personal con David.  Pensaba que iba a encontrar  recetas de cómo hacer frente a la crisis, respuestas a mi situación profesional. Iluso de mí.

Llegaba al coaching personal después de momentos de máxima tensión; relaciones entre socios, familia, amigos, vida personal.  ¿Dónde estaba?  Esa fue la primera pregunta, a la cual siguió. ¿Quién eres? ¿Dónde estás? ¿Dónde vas? ¿Qué quieres?. Joder que preguntas, si me hubieses preguntado eso de la empresa habría sacado nota, con un maravilloso DAFO analizo la competencia y posiciono la empresa.  Pero yo, ¿dónde estoy?, ¿pues donde voy a estar? en una sesión de coaching donde jamás me he preguntado lo más importante  ¿Soy feliz con lo que hago?

¿Dónde está ese libro que responde a estas preguntas?  Fueron varias las sesiones hasta darme cuenta de la importancia de las cosas que me decía David. El no hacía nada, simplemente era un  canal, sintonizaba conmigo para ayudarme a encontrar las respuestas en mí mismo.   Poco a poco entraba oxigeno y mi cabeza empezaba a formular preguntas que revelaban cosas de mi.  Respiraba más profundo y aparecían sentimientos, emociones, que curiosamente me hacían reír. Salían carcajadas, que relajaban la tensión que llevaba dentro.  Respirando las cosas salían sin saber por qué. Funcionaba, al respirar encontraba la razón de ser, descubría el libro que siempre quise leer.  Un libro con páginas alegres y episodios de mi vida, que han dado forma a través de emociones y sentimientos al empresario que soy hoy en día.

Respirar es algo más que el coaching. Volver a respirar después de tanto tiempo es un subidón de energía, alegría, positivismo, pero sobre todo de conexión con lo más básico, nosotros mismo.  Esa energía que consigues respirando te proyecta viendo más allá de las caras de las personas, los problemas de los negocios y las necesidades de uno mismo. Respiración y energía que nos lleva a dar lo mejor de de uno mismo, sin esperar a recibir nada, tan solo disfrutar viviendo intensamente cada día.

Gracias David por enseñarme a respirar y descubrirme el libro que responde a las preguntas más importantes. Hoy soy feliz por ese empujón, anímate y descubre tu libro.


M.H., Mujer, Marketing y Ventas, 40 años, Madrid

Cuando oí hablar por primera vez del coaching personal fue en un master de marketing que realicé, fue a uno de los profesores que nos hizo una pequeña introducción, inmediatamente llamó muchísimo mi atención y me puse a investigar en Internet; me quedé asombrada la cantidad de información que encontré en España y en el resto del mundo. No obstante se instaló en mi cabeza la idea de que este sistema lo utilizaban los grandes ejecutivos por moda o esnobismo o bien las personas con serios trastornos o problemas como paso previo y mas “Light” antes de acudir a un psicólogo.

A día de hoy tras llevar tan solo dos meses desde que yo misma lo inicié, me siento contentísima de haber eliminado esos prejuicios que yo misma creé.
Todo ocurrió en el momento preciso que tenía que ocurrir y no fue por casualidad, cuando se cruzó en mi camino el que es actualmente mi Coach (David), el caso es que me hallaba en una fase de mi vida en la que me encontraba desbordada de trabajo y responsabilidades y decidí probar ya que todos los caminos en mi situación merecían toda mi atención.

Actualmente y para decirlo con toda su contundencia, me ha cambiado la vida, y no solo a nivel profesional sino a nivel personal, en mi relación de pareja y sobre todo como persona, he descubierto cosas de mi misma que ni yo sabía y sobre todo he aprendido a utilizar las herramientas necesarias para manejar todo tipo de situaciones, lograr mis objetivos, crecer como persona y lo que es más importante, ser feliz.
Deseo que mis palabras sirvan para que todo aquel que las lea, dedique un poco de su tiempo e invierta en si mismo. Me lo agradecerán.
Un abrazo


Mario, Ingeniero, 33 años, Madrid.

Conocí a David a través de una amiga que me recomendó visitarle. Al principio fue escéptico, pero siempre humilde ante sus consejos, que seguí sin creerlos del todo. Y la vida es una caja de sorpresas porque la ayuda de David me ha producido un cambio interior enorme. Al final todo me ha llevado a que me diera cuenta de que podía cambiar mi vida. Lo primero que ocurrió es que David me ayudó a identificar una serie de creencias que limitaban mi vida. Por lo tanto comencé a desterrarlas de mi mente con su ayuda. Más tarde, comencé a conocerme a mi mismo, mis talentos y sobre todo mis valores. En cuanto comencé a trabajar con las herramientas que me ha proporcionado David, se obraron y se siguen obrando una serie de milagros en mi vida que todavía no puedo llegar a creer.

He vuelto a nacer y estoy consiguiendo ser más “yo mismo”, a través del entusiasmo. La palabra entusiasmo proviene del Griego y significa tener un Dios dentro de sí. El entusiasmo no es una cualidad que se construye o que se desarrolla, es un valor.  Es un estado del ser, de afirmación de sí mismo. La persona entusiasta es aquella que cree en su capacidad de transformar las cosas, cree en si misma, cree en los demás, cree en la fuerza que tiene para transformar el mundo y su propia realidad. Ahora estoy impulsado a actuar en el mundo, a transformarlo, movido por la fuerza y la certeza de mis acciones.

Tenemos muchas vidas entre el nacimiento y nuestra muerte. Gracias a David estoy viviendo otra vida donde me siento más libre de elegir y la vivo lleno de entusiasmo.


L.M., Directiva, Mujer, 34 años, Madrid

La primera vez que acudí a David era precisamente porque todo estaba perfecto: había tenido una vida exitosa, logrado todo lo que me proponía. Sin embargo me aburría inmensamente: una busqueda incesante de emociones externas, un hastío de todo, y una clara ausencia de sueños.

Diagnóstico: me desarrollaba en el mundo con un traje y una imagen de alguien que no era yo, "un Ávatar" dijo David, y mientras el Ávatar desempeñaba su papel en el día a día, mi Yo Verdadero moría de aburrimiento, no me escuchaba, no le había preguntado nunca de verdad qué quería él.

No lo podía creer. Nunca se me había ocurrido pensarlo así. Nunca le había dado importancia a lo más importante. Había vivido jugando el juego desde afuera, cuando tenía que jugarlo desde dentro de mí.

Tan simple y tan dificil a la vez. Sin embargo con la guía de David los logros se van notando pronto, cada pequeño esfuerzo reditúa en una gran satisfacción: van llegando los días en que ya no hay aburrimiento, en que ya no hay ansiedad, en que de repente te deshaces de lastres que te han limitado durante años... y días en que incluso se alcanza una satisfacción y tranquilidad que creo no haber conocido antes.

Al final, logré lo que iba buscando "sólo" un cambio de perspectiva.

A veces, hace falta desaprender un montón de cosas acerca de la persona que has sido siempre para poder aprender algo acerca de la persona que quieres llegar a ser.

Cuando hace falta evolucionar, pero no tienes claro por dónde empezar, éste es un buen sitio donde empezar a hacerlo.

Mi agradecimiento a David por su enorme paciencia ante mis argumentos de resistencia... 😉


M.G., Opositora, Mujer, 27 años, Madrid

Cuando me puse en contacto con David, me encontraba en una situación en mi puesto de trabajo de la que no sabía salir sola ni sabía enfrentarme a ella. Yo quería que me pasara algo realmente malo para poder salir de allí. Cuando le conté mi angustia y mi falta de ilusión, mis pocas ganas de vivir y mi abatimiento, David me escuchó y me ayudó a enfocar de una manera positiva mi situación.
David me ayudó a retomar mi capacidad de decisión, me enseñó ejercicios para recuperar la autoestima y a poder marcar mis límites. Yo decidí, por mí misma, dejar ese puesto de trabajo, porque no era lo que yo quería.

Ahora, tras unas pocas sesiones, me siento como si fuera otra persona, la persona que era antes de haber pasado por los peores momentos de mi vida. He recuperado la alegría, las ganas de hacer cosas, permito que la gente me muestre su cariño de manera física así como la bondad que había en mí y en la gente que me rodea.

Yo acudí por un problema en concreto, pero que escondía cosas mucho más importantes, estoy gratamente agradecida de que me haya ayudado a saber cómo quererme a mí misma, a perdonarme y a tener una confianza con la que me siento segura en cualquier momento, teniendo reacciones y comportamientos que hace tan sólo seis meses eran impensables en mí. De hecho, he sido capaz de enfrentarme a los fantasmas que siempre había rechazado hacerlo, he aclarado cuestiones que me carcomían, y, por primera vez en mi vida, me siento orgullosa de quién soy y de cómo soy.

No tengo palabras para agradecerle a David todo lo que me ha enseñado, porque, sobre todo, el trabajo que David ha estado haciendo conmigo es el de haberme ayudado a convertirme en un sujeto activo de mi vida, enseñándome cómo recuperar las riendas de mi vida.


R.H., Mujer, Empresaria, 34 años, Madrid

Hoy me siento en la necesidad de transmitir mi experiencia a todo aquel que esté buscando algo y que no sea capaz de encontrarlo, podría ser un cambio laboral, podría ser encontrarse consigo mismo, podría ser…SER MÁS FELIZ. Te lo dedico a TI con todo mi amor:

“Llevo 3 años o quizás más, buscando un cambio laboral, el trabajo que actualmente tengo lo elegí basado en las creencias que absorbí de mis padres y de lo que la sociedad considera “correcto”, Todas las mañanas doy las gracias a este trabajo, porque gracias a él puedo disfrutar de muchas cosas en mi vida, pero me he dado cuenta que ahora si me volvieran a dar la oportunidad de dedicarme a algo laboralmente no elegiría lo mismo.

Desde pequeña escuché la expresión de mi madre: “tu padre siempre trabajando como un cabrón, para que no os falte de nada”. Y esa creencia de mi madre venía de cuando ella era pequeña y vio cómo su padre, o sea mi abuelo, trabajaba incansablemente en un trabajo en el que no disfrutó para sacar adelante a una familia de 11 hijos. Pues bien, mi madre me transmitió esa creencia y yo la cogí, y cuando fui adulta y llegó la hora de trabajar, elegí un trabajo que siempre me ha aportado dinero trabajando mucho pero con el que no he llegado a disfrutar. Me he dado cuenta que he reproducido el patrón de mi abuelo, transmitido a través de mi madre.

Desde aquí doy las gracias de todo corazón a David, porque a través del coaching he conseguido conectar con esa parte de mi que no me dejaba encontrar un trabajo en el que disfruto de verdad. Gracias David, porque ahora me siento en paz y con la energía e ilusión para poder encontrar ese trabajo que tanto deseo”.


Carmen, Azafata de vuelo, Mujer, 33 años, Madrid

Antes de conocer a David, había llegado a un punto en mi vida en el que me encontraba totalmente descentrada y perdida. Con su paciencia y cariño, David me ha ido enseñando poco a poco  que yo soy un ser único y valioso y que tengo las herramientas para cambiar las cosas y conseguir todo aquello que me proponga. Mi vida ha dado un giro total.

Ahora soy capaz de responsabilizarme de mis actos y enfrentarme a la vida sin miedo. Ya no me saboteo a mi misma continuamente y me trato con respeto y amor incondicional. Ha sido una experiencia que me ha aportado mucho alivio, además de comprensión hacia mi misma y hacia todos los que me rodean. Ahora percibo el mundo de una manera totalmente distinta.

Gracias David.


A.C., Psicóloga y artista, Mujer, 37 años, Madrid

El proceso de ayuda que he realizado con David ha sido realmente práctico y esclarecedor. Me ha guiado en una mayor profundización de mí misma: lo que quiero en la vida; los obstáculos que yo me ponía para no avanzar; mis propios valores desde los que moverme... También me ha ayudado a realizar un cambio necesario en mi forma de pensar, de verme y de ver al mundo. Y sobre todo me ha impulsado a ser sincera conmigo misma y con lo que realmente quiero en la vida, para ser capaz de ponerme en marcha con el claro objetivo de conseguido.


G.F., Taxista, Mujer, 34 años, Madrid

Cuando decidí ir a coaching estaba apunto de tocar fondo, no veía salida por ningún sitio y estaba a punto de sumirme en una depresión. Mi trabajo, mi familia, incluso la relación con mis amigos iba en declive, me sentía tan insegura, tan tristemente inestable que mi vida era una continua incertidumbre. Quería salir de eso, no quería continuar sintiéndome de esa manera pues me hacia daño a mi misma y lo más importante: a los que tenia a mi alrededor.

Gracias al coaching he aprendido que para poder hacer feliz a los que más amas primero te tienes que quererte tú. Valorarte para poder valorar todo lo que tienes a tu alrededor. La seguridad viene sola cuando das la importancia justa a lo que los demás puedan pensar sobre ti. Dando amor, recibirás amor. Es así de sencillo. En cuanto a metas en la vida, nada es imposible, si quieres algo y de verdad crees en ello, lo tendrás.

David, el nombre de mi coach, ese nombre mágico que recuerdo cada vez que mi animo se tambalea peligrosamente, porque no siempre te encuentras igual de fuerte para afrontar el día a día, pero, ¿quién dijo que iba a ser fácil?, es una lucha continua en la que nunca tenemos que dejar de batallar, pero eso es lo que te hace valorar más aún las cosas.

Ah!, se me olvidaba una cosita. GRACIAS POR CAMBIAR MI VIDA.


E.A., Mujer, Directora programa TV, 32 años, Madrid.

Comencé mis sesiones siendo un poco escéptica en esto el coaching. Entonces, cualquiera podría preguntarse: ¿y para qué ibas?. Pues la verdad es que me encontraba muy mal, problemas de pareja y un entorno laboral difícil al que no sabía cómo enfrentarme. En esa situación supongo que te aferras a lo que sea. Lo intenté con él y mi sorpresa fue que es eficaz.

Soy una persona muy poco reflexiva y él me ayudó a serlo un poco más.
Siempre tenía una necesidad de llevarme bien con todo el mundo y evitar conflictos como fuese y ahora he entendido que eso iba contra mi propia libertad.
He descubierto que detrás de gente que te hace la vida imposible hay debilidad y problemas internos no resueltos.
Sé que tengo que seguir caminando por la senda de querermde más y creer en mis posibilidades. Estoy en ello y eso me ha dado tranquilidad. Aunque todavía tengo mucho que andar en este sentido.

Tengo que aprender a conocerme más para saber en todas las situaciones qué es lo que quiero hacer o ser. A veces ni siquiera sé discernir qué elegir porque estoy acostumbrada a decidir teniendo demasiado en cuenta aspectos externos a mi.
Lo más destacable de mi experiencia es que siento una mayor paz interior y relativizo más muchas cosas que me ocurren.


M.M., Directiva, 35 años, México

Llegué al consultorio de David desde muy lejos, por circunstancias de la vida que me pusieron ahí. Me encontraba en la peor depresión que había sufrido jamás, sesiones con mi psicóloga-psiquiatra no eran suficientes y mis ataques de llanto eran cada vez más constantes. No sabía bien a bien qué era el coaching, lo único que tenía cierto es que un gran amigo había pasado por un proceso igual de doloroso y que luego de un tiempo de no verle, ahora le encontraba estupendo, con otra actitud ante la vida, con otra vibra, todo él reflejaba un bienestar y una “comodidad” consigo mismo que no sé cómo explicar, simplemente era evidente. Él, mi amigo, me contactó con David.

Como estaba de visita en Madrid, pude tomar la sesión gratuita, no recuerdo bien a bien qué fue lo que yo conté ese día, pero sí cada palabra de lo que él me dijo. Lloré y tenía miedo de hacerlo, pues pensaba que luego no podría parar; sin embargo, mi coach ya desde entonces, me fue llevando de la mano hasta calmarme. Salí de ahí más tranquila y con una serie de reflexiones ya no sobre “él”, el aparente motivo de mi “desgracia”, si no sobre mí misma.

Después de un tiempo que regresé a México, inicié las sesiones de coaching a distancia; fue muy duro encontrar cosas perdidas en mi subconsciente que me hacían mucho daño y que me habían llevado por un camino de decisiones erróneas constantes, en particular al momento de elegir una pareja. Mi resistencia a comprenderlo fue grande; sin embargo David me guió cálidamente y, además, me ayudó a no ser tan severa conmigo misma y con los demás; a quererme de verdad; a arropar a esa niña miedosa y abandonada que vivía en mi mente y sobre todo, a perdonar y a perdonarme.

Fue absolutamente revelador y sanador. Gracias, David.

Mentiría si dijera que los fantasmas no regresan de repente y hacen tambalear mi ánimo, pero igual, de alguna u otra forma, regresa la voz de David, alguno de sus consejos, o él mismo aparece en la red para darme nuevamente la mano y ayudar a encontrar mi centro, aún sin proponérselo.

A casi un año de haber iniciado la aventura de adentrarme en mí de la mano de David, sólo puedo decir gracias y que sigo aprendiendo de mis emociones y de la mujer que soy ahora.


Antonio, Informático, 42 años, Madrid

¿Cómo explicar con pocas palabras lo que he aprendido con mi coach? Fácil: a tener paz, autocontrol y a creer en mis capacidades. Yo me creía muy complicadito y era por eso que mi vida no avanzaba... pero vaya, resulta que no era para tanto. Con David te das cuenta de qué es lo que te lastra y te ofrece técnicas para quitarte los "cepos" que te aprisionan.

Comprendes que somos más simples de lo que nos creemos. El no te va a decir "lo que te pasa". Te va a ayudar a que seas capaz de que te veas y de que lo digas tú. Tiene una gran capacidad de meter el dedo en la llaga y escarvarte en la suciedad... y de forma muy rápida. Las técnicas que ha usado conmigo me parecían demasiado simples e incluso infantiles... y es que la solución va por ahí: a lo mejor a quien tenemos que "arreglar" es a ese niño que siempre llevaremos dentro.
En serio: funciona. La paz que tengo conmigo y como me manejo con los demás no tiene nada que ver a antes de empezar mi proceso de coaching. Yo, como dice él "ya me licencié", pero me gusta volver a tener alguna sesión esporádica. Más que nada para no olvidarme de dónde estoy ahora. Y también porque siempre surgen nuevos retos a los que enfrentarse, y en los que agradezco su guía en el proceso de madurarlos.
Vamos... que de putamadre.

T.A., Hombre, Responsable RR.HH, 41 años, Madrid

Te sientes preparado, algo pasa, necesitas algo más y sabes que es tu momento. Yo tenía la sensación de que mi desarrollo personal se había parado y que tenía que trabajar para sentirme un poco mejor.

Además hay pruebas que te pone la vida, que te hacen reaccionar ante algunos miedos que determinan muchas de tus decisiones. Y por eso mismo, porque necesitaba trabajar más mi persona y entrenarme para que ésta viviera sin miedos, atendí la propuesta que este nuevo “gimnasio mental” me ofrecía.

A partir de ahí, y con un buen monitor, primero se hace el diagnóstico, comentas tus deseos - limitaciones y después comienzas con el plan de entrenamiento. He pasado por pruebas interesantes, duras pero sobre todo vitales. ¡cómo no hice antes este esfuerzo!.

Al final estás deseando que llegue la hora semanal que tienes para ti, tu reflexión y, en ocasiones, a pesar de la intensidad de este trabajo: ser sincero contigo mismo. En definitiva, pasas a otro nivel personal, que nos es habitual en tu día a día.


Angela, Mujer, camarera, 44 años, Las Palmas.

Cuando yo conecte con David y el coaching era una mujer insegura,con muchos miedos, sufría crisis de ansiedad ,vivía por y para los demás. Todo giraba entorno a mis hijos, mi trabajo con unas grandes dificultades economicas y era incapaz de tener un pensamiento positivo y de amor hacia mi. Para mi era como si yo no fuese merecedora de nada mendigaba el cariño y el amor de los demás.

Mi experiencia con David y el coaching han cambiado mi vida. Él a parte de un gran profesional para mí, sobre todo es un ser humano maravilloso. Él me ha enseñado a confiar en mi , a conectar con mi niña interior tan olvidada ,a que las dificultades no lo son tanto si las sabes encauzar, a conectar con el universo ,a descubrir el gran poder que hay en mi, a darme el valor que tengo y merezco ,a sacar lo mejor de mi, a respetarme a mi misma y sobre todo a dar las gracias, eso que tanto olvidamos a veces y que es tan importante.

Aunque sé que me queda un largo camino todavía, sé que estoy en la direccion correcta gracias al coaching ,pero GRACIAS INFINITAS A DAVID.


Silvia, Mujer, Responsable RR.HH., 33 años, Barcelona

Para mi el coaching ha supuesto un cambio de patrones mentales, el ser consciente de las limitaciones que yo misma me he impuesto durante muchos años, y que realmente somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos ¿ por qué no intentarlo ?


M.S, Mujer, periodista, Madrid

Conocer a David ha sido de las mejores causalidades que me han ocurrido en la vida, mi forma de pensar cambió radicalmente desde que asistí a sesiones con él. Antes, solía creer que todos los acontecimientos eran externos a mí y no podía controlarlos, como piensan la mayoría de las personas, pero él me enseñó que el poder está dentro de mí y que yo creo mi realidad. Esta es la lección más importante que un ser humano puede aprender.

Desde entonces, mi vida dio un giro radical, empezaron a ocurrirme hechos positivos, solucioné conflictos que arrastraba desde la infancia y tomé las riendas de mi existencia para crearla a mi antojo.

David me enseñó las herramientas que yo sigo aplicando a diario y que han hecho que tenga paz interior, confianza y sea feliz. ¡Gracias, David!


H.V., Mujer, abogado, Madrid

Quería un cambio de trabajo. Estaba algo perdida. Me recomendaron acudir a David. El cambio de trabajo llegó inmediatamente. Pero la frustración se quedó. El proceso me hizo ver, con el tiempo y más experiencia, que lo que realmente deseaba era una nueva orientación.

Profundizando en las técnicas que David utilizó, me he permitido cortar y  cambiar para acercarme más a aquello que realmente contiene los ingredientes que quiero. Plantamos una semilla y he aquí el resultado: estoy en proceso de formarme como coach. Feliz y entusiasmada.
Gracias David

Soledad, Ingeniero, 48 años, Madrid

Estaba inmersa en un complicado proceso de cambio y pérdida de 'estatus' laboral, no podia ver las cosas con claridad. Necesitaba un punto de apoyo imparcial para poder tomar distancia y comprender y asumir lo que estaba viviendo. Busqué ayuda profesional y encontré a e-coaching.

 Soy una persona con mentalidad muy racional, escéptica en los temas de autoayuda y crecimiento personal. Siempre he mirado ese tipo de publicaciones con recelo y  si me acerqué a un proceso de coaching fue por temas que yo creia que eran exclusivamente profesionales.
El coaching me ha permitido vivir este periodo con mucha tranquilidad, sin miedo, sin angustia, alimentando la confianza, buscando un punto de equilibrio. Ha sido una enorme ayuda, no solo profesional, sobre todo personal. ¡Gracias de verdad!"

Concha, Mujer, Empresaria, 52 años, Madrid

He de decirte que todo el tiempo que hemos estado trabajando ha dado sus frutos y me siento consciente de mi y de mis necesidades, motivo por el cual estaba bloqueada y en un estado de desesperación. Ahora me acepto y estoy aprendiendo a amarme, a ser positiva y compasiva, a aprender de los demás y de todas las situaciones siempre como algo que me lleva a otro nivel de mi existencia.

Tengo mis dificultades que están instaladas en mi personalidad pero cada vez más suaves, voy domesticándolas.
Mi valoración es que el proceso de coaching ha sido un paso imprescindible en mi vida sin el cuál sé que no habría podido superar la presión a la que yo me estaba sometiendo pensando que eran las circunstancias y los demás los únicos responsables de mis males. Nunca habría imaginado de qué manera afecta a todos los que me rodean mis actos y pensamientos, no era consciente de ello, ahora sí.
He de agradecerte tu ayuda y espero que de alguna manera yo lo haya hecho también. Gracias.

Oscar, Hombre, Ingeniero, 42 años, Mataró (Barcelona)

Mi experiencia con el Coach ha sido muy gratificante y me ha llevado a un conocimiento personal elevado. Todos sabemos que hay un camino a seguir, muchos lo vemos, pero la finalidad es andarlo. David, como buen coach,  da las herramientas adecuadas para que puedas andar el camino. Y al finalizar el proceso continúes caminando.

Gracias David, Oscar.


Claudia, Mujer, Comercial, 33 años, Madrid

La experiencia de coaching con David ha sido muy satisfactoria y la recomiendo a todo aquél que esté atascado en algún aspecto de su vida. David tiene una gran virtud y es la de saber escuchar. Y lo hace sin juzgarte. A mi me encanta explayarme y desde el principio me sentí escuchada por David. Jamás te interrumpe y espera a que termines de contar aquello que necesites soltar. Otra cosa importante es que, durante la sesión, está totalmente volcado en ti, no se distrae ni un segundo y se acuerda de todo lo que le cuentas. Desde la primera sesión y sin necesidad de contarle mucho, en seguida detectó aquello en mí que provocaba ciertos efectos en mi mundo exterior. Esa información me ayudó a conocerme mejor a mi misma y a sentirme cada vez más segura y tranquila.

Después de cada sesión me he sentido muy relajada y consciente de que el poder para cambiar las cosas está en mí. Gracias a esta experiencia sé que cuando algo fuera no me gusta tengo que cambiar algo dentro de mí para que la situación mejore o se desvanezca. Además David siempre está ahí para ayudarte si te surgen dudas durante el proceso, para apoyarte y recordarte las cosas esenciales. Esta experiencia me ha dado herramientas imprescindibles para focalizarme en lo que quiero y dejar ir los pensamientos limitadores que nos impiden llegar a donde queremos.


Juanma, Ingeniero, 36 años, Madrid

En octubre del año pasado mi jefa nos reunió a los 6 trabajadores de la empresa para comunicarnos que, a no ser que nos comprasen, debía cerrar, mandándonos al Fogasa. Mi identificación con mi trabajo era tan grande que lo viví como una catástrofe, dándole extremado valor a mi historia personal (con el tiempo extra invertido, las horas intempestivas de volver de viaje, siempre luchando… y ¿así me lo agradecen?..bla, bla, bla). Mi cabeza no paraba de cambiar vertiginosamente de un pensamiento a otro, cada cual más acelerado y negativo, mi cuerpo estaba tenso, tenía un nudo constante en la garganta y no paraba de comer compulsivamente.

Unos dos meses después, aún en el filo de la navaja, conduciendo desde la oficina a casa, tuve un momento de lucidez. Mis pensamientos cesaron, sólo escuchaba el silencio y, mirando los rayos del sol asomarse tímidos entre las ramas de los árboles, mi cabeza cambió. En ese fugaz instante fui consciente de que la vida era algo más, de que yo era algo más que la situación por la que estaba pasando. Durante toda ella había tenido la sensación de estar huyendo de mi mismo y en aquel preciso instante me di cuenta de que en verdad ya había escapado, me había ido, del verdadero Juanma no quedaba nada.
Cuando llegué a casa mi mente había vuelto al estado de inquietud constante; pero la imagen de aquel momento volvía recurrentemente entre la tormenta de pensamientos. Me fijé el objetivo de buscar ayuda. Aunque ya era asiduo lector de autoayuda y alguna vez había ido al psicólogo debido al estrés, sabía que necesitaba otra cosa. Sondeé la red en busca de recursos y, casualidad o no (ahora creo más que no), di con la página de David, envié un email y quedamos para la primera sesión gratuita.
Mi empleo es en el campo de la ingeniería y por ello tengo una mente muy analítica. ¡Lo que descubrí sobre mí en esa primera sesión me alucinó! ¡Mis pautas de pensamiento eran tan predecibles! ¡Casi matemáticas! Pero lo más increíble es que ¡nunca me había percatado de ellas! Tenía que seguir ese camino. ¡Tanto huir y la clave estaba en reencontrarme!
Las sesiones continuaron y descubrí momentos en mi vida que marcaron leyes rígidas en mi mente, mentiras que únicamente ponían un velo sobre mi mirada. Descubrí cómo había cedido mi poder personal ¡prefiriendo el rol de víctima al de hacedor de mi vida! Descubrí a la persona que siempre había estado dentro de mí, esperando el momento de que me decidiese a abrazarla y con responsabilidad y consciencia seguir el camino que siempre había marcado mi corazón.
Gracias a David he vuelto a nacer. Sus sesiones han sido claras, concisas, yendo al grano, haciéndome consciente de las cosas de una forma que únicamente podía provocar un cambio en mí.
Así que ahora no puedo más que dar gracias a las circunstancias por mostrarse de la forma en que lo hicieron, dándome un empujón necesario; y a David por convertir ese empujón en un cohete impulsándome a la mejor versión de mi mismo.
Ahora vivo una vida maravillosa y sé que mi música no morirá dentro de mí. Gracias.

Andrea, Marketing Online, 32 años, mujer, Londres

Yo comencé el proceso de coaching con David a raíz de mis problemas de confianza en mi misma y el constante sentimiento de insatisfacción con la mi vida y fracaso con las parejas.

 Él me llevó por un viaje mediante meditación y reflexión, y juntos llegamos a descubrir que tenía un errado sentimiento de abandono. Bien ahora que sé que no me abandonaron cuando pequeña me es absolutamente mas fácil tener pareja. Ahora llevo una relación de un año, y no he notado un miedo significativo.
En la segunda sesión, libere ese sentimiento, osea descubrí uno de mis miedos. David entonces comenzó a guiarme hacia cómo vencerlos. La respuesta a este fue bastante sencilla y fácil de entender. Parece que todo este tiempo yo misma me había abandonado a mi misma, es decir no me había protegido yo ni amado ni respetado. Como consecuencia de éste desamor a mi misma, había tenido dificultades en encontrar pareja, buscar mejores trabajos, mejores personas de las cuales rodearme, e incluso lugares donde vivir. Así recuperé la confianza en mi misma.
Como resultado, casi después de las tres primeras sesiones, mi estado  de ánimo siempre negativo cambió a ser mas positivo. Comencé a notar que las decisiones que tomaba ya estaban mas basadas en lo que me favorecía a mi y lo que yo quería y de repente sentí una gran satisfacción y comando de mi vida.
Hasta el momento, y ha pasado un año, desde la ultima terapia, he logrado mas estabilidad emocional, y seguridad. La experiencia ha sido bastante positiva y la recomiendo.

Ana Belén, Secretaria Departamento, 40 años, mujer, Madrid

Es cierto que no existen las casualidades sino las “causalidades”. Llevo tiempo trabajando en mi crecimiento personal, he tenido cambios importantes pero según he ido avanzando tenía la sensación de necesitar complementarlo con algo que me ayudara desde otro punto diferente. Oí  hablar del “Rebirthig”, por “causalidad”, por lo que me adentré en el mundo de internet para indagar que era eso del “Rebirthing”, me pareció una técnica diferente y muy interesante por lo me puse a buscar a mi “Renacedor”, conocí a David y decidí que sería él.

En mí había muchas resistencias, todavía quedan algunas, pero mi camino tiene un recorrido un poquito largo, por no decir largo. Muchas veces hemos hecho tan nuestras las resistencias que cuesta trabajo desprendernos de ellas o quizá al hacerlas tan nuestras somos nosotros los que les damos permiso para que nos lo pongan difícil a la hora de decirles adiós, las conocemos y sabemos nuestra respuesta ante ellas pero sin ellas, ¿cómo seríamos? lo desconocemos y asusta. A día de hoy puedo decir que no me equivoqué con mi “Renacedor”, por lo maravilloso que es como persona y por su forma de trabajar. Mil gracias David.


E.M., Mujer, ingeniera, 33 años, Madrid

Acudí a David porque la situación en mi trabajo me desbordaba y estaba consiguiendo cambiar mi forma de ser, pasando de ser una persona alegre y viva a estar siempre quejándome, triste y pensando lo peor de los demás, hasta el punto de afectarme en mi vida personal.

Desde la primera sesión, empecé a cambiar mi percepción de las cosas y de las personas y poco a poco he ido evolucionando hacia un estado de seguridad en mi misma que me ha ayudado a afrontar situaciones que anteriormente me hundían y además, el pensamiento positivo y enfocarme en aquello que quiero (que antes desconocía) ha hecho que todo y todos cambien a mi alrededor. Gracias a David he desaprendido muchos patrones mentales que me ataban y bloqueaban para aprender una nueva forma de enfocar mi vida laboral y personal.
La experiencia ha sido muy gratificante y recomendable.

J.G., Hombre, 49 años, Director Comercial, Madrid

Mirarme más hacia adentro que hacia afuera y sacar desde dentro lo mejor que hay en mi. Poner en valor mis virtudes y focalizarme en mi, para comprenderme mejor, quererme más y estar más a gusto conmigo mismo. Tener confianza en mi mismo independientemente de lo que me rodea, de lo que piensen de mi otros, sean quienes sean.

Que la realidad es una, aunque la forma de enfrentarse a ella o de vivirla depende exclusivamente de uno mismo. Y que así como quiera vivirla la viviré. Y por último me ha ayudado a comprender mejor a otras personas que me rodean.


C.T., Enfermera, 36 años, mujer, Madrid

Para mí el proceso de coaching me ha servido de ayuda en muchos aspectos de mi vida, ya que gracias a mi coach, me he dado cuenta y he sido consciente de cómo soy yo realmente( con mis puntos débiles y fuertes),  de aspectos de mi persona que me gustaría cambiar o mejorar.

También he sido consciente de lo que quiero y no quiero  en mi vida y de los medios que tengo  para lograrlo. Todas las personas tenemos mucho potencial que a veces no utilizamos . La vida es más sencilla de lo que parece y somos nosotros mismos los que nos la complicamos.


Jose Luis, 30 años, Medico, Bilbao

Había escuchado del coaching por una amiga y encontré  a David a partir de una página web. Desde la primera sesión note un cambio; en un principio pensé que mis problemas eran solo laborales y luego me dí cuenta de que había mucho más por cambiar, si quería llegar a lo que estaba buscando.

Me di cuenta que, por mucho tiempo, evadía lo que sentía,  y no dejaba surgir lo mejor de mi. Desde el momento en el que cambio, mi forma de pensar, empecé a ser yo mismo y mejoró mi relación con los demás. Todavía me queda mucho por andar, pero el coaching ha sido un gran paso en mi vida.

Muchas gracias Daid


S.V., Periodista, mujer, 30 años, Madrid

Conocí a David por causalidad a través de una página web. Llevaba un tiempo perdida y me sentía muy insegura de mi misma. Noté un cambio inmediato desde la primera sesión. Fue increíble observar mi vida de una manera consciente y darme cuenta de que enfocándome en lo que quiero puedo cambiar mi entorno y mejorar mi vida.

Ahora me conozco más y he conseguido liberarme de los patrones mentales aprendidos que me presionaban y no me dejaban ser feliz. Mi actitud ha cambiado y mi vida ha dado un giro radical: he conseguido el éxito personal y profesional, y en definitiva, vivir la vida que quería.

Sin duda, una experiencia muy recomendable que volvería a repetir sin dudarlo. Gracias David.


Nacho, Informático - 34 años - Madrid

Llegué a David en un momento muy malo emocionalmente. Mi vida no iba bien y no sabía que hacer. Ya desde la primera sesión mi nivel de energía cambió, y en poco tiempo me ha ayudado mucho para encontrar algo que parecía inalcanzable.

Darme cuenta de cuál es mi pasión y enfocar mi futuro en torno a ella. Siempre he sentido por su parte un trato muy cercano y con ganas de ayudar. Le estoy muy agradecido por todo lo que me ha aportado.

Gracias a él también tuve la oportunidad de disfrutar de un evento de firewalking donde caminé por encima de las brasas además de alguna que otra sorpresita. Todo enfocado a superar miedos de una forma emocionante. Totalmente recomendable.


B.M., Diseñadora, 35 años, mujer, Madrid

David es un coach maravilloso. Sabe identificar las creencias subyacentes a nuestro discurso emocional con gran agilidad y certeza, y maneja con total soltura una gama muy amplia de herramientas para cambiarlas.

El cambio en el que te acompaña supone la toma de poder personal y te encamina hacia la felicidad y la libertad. Además, David cuenta con formación en Rebirthing, una joya para nuestro crecimiento personal que, de por sí sola, merece el acudir a él para abandonar creencias limitantes y abrazar la vida en toda su intensidad. Gracias, David, por tu trabajo y tu acompañamiento!


I.A., Ilustrador, hombre, 37 años, Madrid

Conocer a David fue una gran experiencia. Yo estaba en un momento de mi vida en el que me encontraba estancado y él me escuchó y ayudó a enfocarme en las cosas que de verdad me definen y me hacen feliz. Con su profesionalidad y su cariño, me dio los recursos para analizar ciertos aspectos de mi vida y las cosas que bloqueaban mi crecimiento como persona y como artista.

A partir de ese momento inicié proyectos personales y profesionales, llevé algunos a cabo e incluso dejé mi trabajo en una oficina, ¡algo impensable en el pasado! Con el tiempo me hice autónomo y ahora puedo desarrollar mi trabajo de forma libre, creativa e inspiradora. Ahora, siento que dejo mi huella en el mundo a través de mi trabajo.

Gracias, David, por ayudarme y acompañarme por un tiempo en ese camino que nos lleva hacia la mejor versión de nosotros mismos.


A.R., contable, hombre, 38 años, Madrid

Quiero agradecer a David lo mucho que me ha ayudado a encontrarme a mí mismo gracias al coaching. Ojalá lo hubiera hecho antes. Ya llevaba varios años sintiendo un gran vacío en mi vida que me hacía sufrir.

David me ha proporcionado las herramientas para enfocar mi mente y darme cuenta de esta manera que la causa de mis problemas no estaban en el exterior sino que estaban dentro de mí. Ahora tengo ilusión y confianza en que lo que me vaya a pasar en un futuro depende de como enfoque mi presente. Dominar tu mente significa tener las riendas de tu vida y la vida es maravillosa si se vive con consciencia.

Mil gracias David.


Pablo, ingeniero, 49 años, Madrid

El proceso me ha aportado reflexión interior, para conocer mejor las manifestaciones de mi ego, sus máscaras.
También me ha aportado el que no es bueno reprimir las emociones, sino manifestarlas, y si pueden hacer daño a otra persona, hacerlo desde mi punto de vista y con respeto.

Además, este proceso se ha significado por la búsqueda del equilibrio, algo que todavía no he encontrado, pero sigue siendo mi trabajo continuo.

En resumen, digamos que conozco más herramientas para saber identificar y diagnosticarme lo que me ocurre emocionalmente, aunque el poder “del lado oscuro” (el ego) es inagotable y tenaz


VOLVER
TESTIMONIOS
TestimoniosTestimonios