Testimonios Coaching Personal

Coaching - Silvia, Mujer, Responsable RR.HH., 33 años, Barcelona

Para mi el coaching ha supuesto un cambio de patrones mentales, el ser consciente de las limitaciones que yo misma me he impuesto durante muchos años, y que realmente somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos ¿ por qué no intentarlo ?


Testimonios Neuro Focus System

NeuroFocus System

El equilibrio y la coherencia de David, la originalidad del sistema hace de NeuroFocus System un insuperable en el desarrollo personal y/o profesional de cualquiera que se lo proponga de verdad.
Muy claro y didáctico, se exponen herramientas tan útiles como sencillas cuyo éxito depende de sólo dos factores: intencionalidad y voluntad, unido a la repetición. Al alcance de cualquiera que se lo proponga.

Silvia


Testimonios Neurociencia para Coaches

Neurociencia para coaches

Creo que a todas las personas les iría muy bien entender cómo funciona nuestra mente, más aún en el caso de los coaches.  Personalmente no me dedico al Coaching pero como directivo y en la vida personal, me encanta evolucionar y este curso ha sido de gran aportación para mi y seguro que lo aplicaré a mi vida personal y profesional


Testimonios Rebirthing

Rebirthing - Ana Belén, Secretaria Departamento, 40 años, mujer, Madrid

Es cierto que no existen las casualidades sino las “causalidades”. Llevo tiempo trabajando en mi crecimiento personal, he tenido cambios importantes pero según he ido avanzando tenía la sensación de necesitar complementarlo con algo que me ayudara desde otro punto diferente. Oí  hablar del “Rebirthing”, por “causalidad”, por lo que me adentré en el mundo de internet para indagar que era eso del “Rebirthing”, me pareció una técnica diferente y muy interesante por lo me puse a buscar a mi “Renacedor”, conocí a David y decidí que sería él.

En mí había muchas resistencias, todavía quedan algunas, pero mi camino tiene un recorrido un poquito largo, por no decir largo. Muchas veces hemos hecho tan nuestras las resistencias que cuesta trabajo desprendernos de ellas o quizá al hacerlas tan nuestras somos nosotros los que les damos permiso para que nos lo pongan difícil a la hora de decirles adiós, las conocemos y sabemos nuestra respuesta ante ellas pero sin ellas, ¿cómo seríamos? lo desconocemos y asusta. A día de hoy puedo decir que no me equivoqué con mi “Renacedor”, por lo maravilloso que es como persona y por su forma de trabajar.

Mil gracias David.